Liberalismo vs Comunismo

El Liberalismo se define como el sistema filosófico, económico y político que favorece las libertades civiles, oponiéndose a cualquier forma de despotismo y promoviendo el Estado de Derecho, la democracia participativa y división de poderes. En el aspecto financiero implica la libertad económica absoluta y plena. Su creador fue, en el siglo XVII, John Locke.

Algunos coinciden en afirmar que surgió como respuesta al absolutismo y visto desde esa óptica podría decirse que el Liberalismo de alguna manera se contrapone al comunismo, concebido este último como un conjunto de corrientes cuyo principal propósito histórico es la supresión revolucionaria de la sociedad capitalista que contempla las clases sociales.

Comunismo y un poco de historia

Desde esta filosofía la creación de una sociedad socialista constituye el paso previo a la construcción de una organización social de carácter comunista que favorece la supresión, entre otras, de la propiedad privada y de los medios de producción. Hacia el siglo XIX fueron Carlos Marx y Friedrich Engels quienes crearon el Socialismo Científico  y el Materialismo Dialéctico.

Actualmente los pocos países que se han mantenido apegados a la práctica del socialismo se han caracterizado por la dirección o gobierno por parte de un reducido grupo de personas pertenecientes a los Partidos Comunistas y que buscan perpetuarse en el poder de manera indefinida, como es el caso de Cuba o Corea del Norte.

El máximo exponente del comunismo de todos los tiempos ha sido la antigua Unión Soviética que colapsó en diciembre del año 1991 y reapareció como Federación Rusa de ideología liberal, haciendo a un lado al socialismo y centralismo exacerbado tan característico de dicha ideología.

¿Existen países socialistas exitosos?

Económicamente hablando no existe ningún país socialista exitoso. China abrió su economía al liberalismo para salir de las
consecuencias del consumismo , sin embargo, sigue siendo gobernada por esta ideología. El resto de los países que se apegan a la práctica de una economía liberal, se muestran más sensibles y solidarios, aunque no precisamente por la influencia de la ideología política sino por la práctica de la ética.

En esta materia puede decirse entonces que se conocen esencialmente dos ideologías: liberalismo y comunismo y las demás son sencillamente híbridos o combinaciones. Lo más común es toparse con gobiernos practicantes de liberalismo económico y que simulan haber implantado democracias representativas cuando en realidad irrespetan los derechos humanos además de otras tantas evidentes señales de ser comunistas y/o socialistas.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.