¿Conoces las consecuencias de una disminución de plaquetas?

Plaquetas bajas

Las plaquetas, o también conocidas como trombocitos, forman parte de uno de los 3 grupos más importantes que rondan en el torrente sanguíneo. La función especial de esta célula, radica en elaborar la coagulación adecuada y perfecta de la sangre, de tal manera que al tener un accidente no suframos de hemorragias y también, ayuda a que en cierto punto de la herida, dejemos de sangrar.

Por esta razón, cuando un hemograma nos lanza plaquetas bajas en los valores de la sistema sanguíneo, percibiremos cambios drásticos que dañan nuestra salud. Al conocer los niveles de los trombocitos, debemos ser conscientes que tenemos que acudir a un médico y seguir la dieta que nos imponga, para poder nivelar los números de la célula.

consecuencias plaquetas bajas

¿Qué consecuencias contrae tener plaquetas bajas?

Lo primero que debemos saber es cuáles son los números que debería arrojarnos un análisis de sangre para tomarlo como normal. El nivel de plaquetas debe ser entre 150.000 y 450.000, pero si los números que el hemograma nos muestra son menores a estos, tenemos lo que se conoce como trombocitopenia o plaquetas bajas.

Las consecuencias de esta condición médica, pueden tocar directamente el funcionamiento de la coagulación sanguíneo, por lo tanto, estaremos expuestos a hemorragias anormales en boca y nariz. Algunas veces, estos sangrados pueden presentarse en el ano, vagina o al orinar, pero esos son casos extremos, en los que no nos podemos permitir un día más sin ir al médico.

Otra de las consecuencias que el cuerpo percibe con los niveles de plaquetas bajas, es debilidad, dolores en el cuerpo y cabeza, vómito y algunas veces, sangre a la hora de vomitar. Todos los síntomas tendrás que ver con una mala circulación sanguínea. También se pueden percibirse hematomas, menstruaciones más abundantes de lo habitual e incluso hemorragias cerebrales. 

¿Qué causa las plaquetas bajas?

La baja de plaquetas puede deberse a muchas cosas, pero lo más usual es que sea la respuesta secundaria a una anomalía patológica, estas pueden ser: anemia, leucemia, diferentes tipos de cáncer, problemas en la médula ósea.

Otras causas pueden ser por el tipo de vida y alimentación que tengamos. Una vida sedentaria en la que se consumamos poca vitamina b12, ácido fólico, hierro, frutas y verduras, puede crear una baja en la producción de plaquetas, y por lo tanto desarrollar una trombocitopenia.

 

Otra causa puede ser el consumo excesivo de ciertos fármacos que dañan la médula ósea y esta se reciente, disminuyendo la creación de plaquetas.

Esta demás recordar que si un cultivo sanguíneo ha demostrado que las plaquetas que conservas en tu sangre son bajas, debes acudir a tu médico de cabecera para que sea el encargado de decirte la manera más adecuada de nivelar los valores de trombocitos en tu sangre, y nunca te auto mediques.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *